Educación ambiental de 0 a 99 años: Entrevista a Mabel Parra García de EducaNatura

Educación ambiental de 0 a 99 años: Entrevista a Mabel Parra García de EducaNatura

Hoy tengo ilusión de traer al blog un tema que aún no había traído: la Educación Ambiental. Y lo hago de la mano de Mabel, que se dedica a ello con autenticidad y profesionalidad desde hace más de 10 años.

Hemos tenido la ocasión de coincidir en algunos eventos aquí en Alicante. Porque si algo se organiza en torno a la Naturaleza, ya sean actividades divulgativas o de sensibilización, no es raro encontrarse con ella. También implicada en el activismo medioambiental, tenemos una persona realmente amante y comprometida en la conservación de la Naturaleza.

¡Hola Mabel!

He titulado así el post porque me encantó leer eso en tu blog. La educación ambiental es algo que siempre se ve como algo orientado a niños y niñas, y la realidad es que debería ser algo enfocado a todos los rangos de edad.

¿Cómo es tu experiencia trabajando con personas adultas?

Pues la verdad es que es muy similar a la experiencia con niños. Al final a todos nos gusta jugar y que nos sorprendan, que nos cuenten historias y anécdotas de cosas tan comunes como un algarrobo, un lentisco o sobre piratas…

Cada etapa de la vida hace que te fijes en unas cosas u otras y da para conversaciones muy diversas, pero en el fondo es lo mismo: sorprenderse, admirar y valorar.

Recuerdo que hice una gymkana para un grupo de la tercera edad (la misma que usamos para escolares) y me sorprendió que la experiencia fue muy similar en ambos casos. Las personas mayores hicieron el ejercicio de recordar nombres, refranes, usos de plantas, etc. Se fueron animando poco a poco y entre todos sacaron muchísima información y se divirtieron muchísimo.

Cómo bien has titulado esta entrevista la educación ambiental es de 0 a 100 precisamente somos los adultos los encargados de inculcar el amor por la naturaleza y predicar con el ejemplo. Las educadoras ambientales lo único que hacemos es recordar nuestra cultura, patrimonio y legado ambiental, ponerlo en valor. Ha habido una pérdida muy grande de información y conocimientos desde nuestros abuelos a nosotros, ¡en tan solo dos generaciones!.

Cuando trabajas con escolares, ¿qué dinámicas sueles seguir? 

Pues depende de dónde esté trabajando si es un Centro de Educación Ambiental (CEM) o en un Parque Natural. En el CEM hacemos talleres sobre reciclaje que elaboran ellos mismos y se llevan a casa, hacemos gymkanas por el centro después de haberles enseñado los diferentes espacios que disponemos y hacemos una ruta por los alrededores buscando rastros de fauna, identificando flora, minerales, etc. En los parques naturales trabajamos haciendo rutas guiadas con varias paradas explicando la  importancia cultural y ambiental del lugar con algunas dinámicas de grupo también.

Tras pasar ratos con los escolares en la Naturaleza ¿qué impresión te queda tras las sesiones? ¿Cómo notas la infancia en su relación con el medio natural?

Después de más de 10 años trabajando con niños y adolescentes en diferentes espacios como el huerto escolar, rutas y demás actividades llegué a la conclusión, totalmente radical, de que se puede dividir a los niños en dos grupos: los que salen al campo y los que no. Claramente y sin duda alguna se percibe la energía que ellos mismos expresan. Un grupo va con prisas, se aburre, no presta atención, quiere irse a casa, no se sienta en el suelo, pide ayuda para bajar pendientes ligeras. El otro grupo reconoce plantas, encuentra todo tipo de rastros, está feliz, se tira por el suelo, sube y baja cuestas con facilidad, te hace preguntas…  Y es que está demostradísimo que pasar tiempo en la naturaleza les dota de éstas aptitudes y actitudes que luego se ven reflejadas a la hora de salir a caminar por la montaña, como es mi caso. 

Concentración, autodisciplina, coordinación física, equilibrio, agilidad, imaginación, ingenio, cooperación, observación, razonamiento y más paz interior es lo que la naturaleza nos enseña y aporta. 

¿Qué implicaciones crees que la desconexión pueda tener tanto para ellos y ellas, como para la sociedad?

Son muchas las consecuencias a nivel psicológico, físico y académico. Estamos más tristes y estresados, en baja forma y no rendimos tanto en los estudios ni en el trabajo.

Todas las personas pero más aún las niñas y los niños necesitan pasar el tiempo suficiente en la naturaleza o espacios verdes para poder dar rienda suelta a su naturalidad que es jugar en, sobre y con el medio que nos rodea. Expresarse, conocerse, observarse… Se nos está olvidando observar. Qué gran palabra, pero, ¿quién se queda hoy en día diez minutos viendo un pájaro comer, siguiendo a una hormiga cargada de semillas o viendo cazar a una lagartija?.

Pareciera que no tenemos tiempo para dedicarle. Vivimos en el estrés y en las prisas desencadenando muchos problemas en nuestra calidad de vida que la naturaleza tiene el poder de amortiguar.

Enverdecer nuestra vida tiene beneficios en nuestra salud pues nos activa receptores opiáceos que están relacionados con la sensación de bienestar y activa la motivación, por poner un ejemplo. Numerosos estudios científicos así lo certifican como los que exponen el el libro “El poder curativo de la Naturaleza” de Eva M. Selhub y Alan C. Logan.

¿Cómo podríamos mejorar y cuidar docentes y familias ese vínculo innato que niños y niñas tienen con lo vivo, con la Naturaleza?

Leí un artículo espeluznante que comparaba el tiempo que pasaba un preso al aire libre con el que pasan los niños. Visto así es como una bofetada de realidad. Colegio, extraescolares, deberes, cenar y dormir. Un ratito de parque si tienes suerte. Pero ni siquiera es una decisión que tomamos sino una vorágine de horarios imposibles de conciliar con nuestros peques.

Lo bueno es darse cuenta, ser conscientes. Creo que la cuarentena ha colaborado en ese sentido, en valorar un paseo, salir a entornos naturales, etc. Si entendemos la importancia que tiene, ya sea individual, en pareja o en familia, haremos para que ese contacto con la naturaleza se de más a menudo.

Igualmente los centros escolares tienen tareas pendientes. Patios más verdes, huertos escolares por supuesto y salidas a entornos naturales debería estar dentro de las prioridades. Y en algunos centros empieza a serlo. Como todo, es una cuestión de actitud y de motivación. De conocer los beneficios que aporta y apostar por ellos. Hay una frase que dice: “Cómo traten la naturaleza dependerá de cómo han interactuado con ella a lo largo de sus vidas” (“Somos Naturaleza” de Katia Hueso) y, de eso se trata, de enseñarles desde pequeños y de dejarles interactuar con ella.

En tu página web EducaNatura, tienes toda una sección dedicada a la formación. Algunas de ellas on line, otras de forma presencial. ¿De qué se tratan, a quién se dirigen y qué objetivo tienen?

Los cursos son principalmente sobre Agricultura Ecológica en diferentes formatos y de conexión con la naturaleza, ya sea haciendo rutas o cursos de autoconocimiento como son los de Ecopsicología, un trabajo muy interesante.

Ahora mismo tengo en marcha el Curso “Huertos Escolares Ecológicos para Docentes” que empieza el 16 de Septiembre en la modalidad Online. Es muy interesante dotar a las maestras y maestros de herramientas y conocimientos para que puedan llevar a cabo la actividad.

Con el ayuntamiento de Alicante, Aula Abierta llevo años ofreciendo el curso “Huertos en Balcones y Terrazas” que desde la cuarentena imparto en formato Online. Es un curso que tiene mucho éxito y en el que nos divertimos mucho poniendo en marcha el huerto en macetas. Este otoño volverá a ofrecerse de forma gratuita.

En cuanto a la Ecopsicología es un tema que une la Ecología y la Psicología, podéis informaros sobre el tema en la pagina web: ecopsicologia.es que enlazo también a través de mi web.

También ofrezco, y es algo menos conocido, el tema de las Auditorías Escolares que trata de incorporar buenas prácticas ambientales a los centros escolares para que sean más eficientes y sostenibles.

Para despedirme darle las Gracias a Inés por dedicar este espacio a visibilizar la Educación Ambiental que aún sigue siendo una gran desconocida en la sociedad. Es una figura que está poco reconocida y que pienso es muy necesaria pues hace de enlace entre la sociedad y el mundo natural, mientras tanto seguiremos luchando por enverdecer corazones.

Si os gusta la naturaleza, aprender sobre ella, fascinarte con sus curiosidades y conocer lugares, libros, juegos, etc relacionando con ella puedes seguirme en Instagram Facebook: “La mirada de Omar” y en la página web eduanatura.es podréis ver cursos, excursiones y un blog dónde me gusta compartir reflexiones y dónde podréis conocer un poquito más sobre mí.

¡Muchísimas gracias y a enverdecer!

Mabel

Ines Redondo

Inés Redondo - Puddle Manager en Amphibia Kids

Esta entrada tiene un comentario

  1. Miguel Ángel

    ¡Me ha gustado mucho, como siempre! ¡Muchas gracias por ayudar a difundir esta visión!
    Saludos

Deja una respuesta