No hay productos en el carrito

MINI GUÍA PARA INICIARSE EN EL MANEJO DE HERRAMIENTAS DE CORTE CON NIÑOS Y NIÑAS

Las herramientas, al igual que los cuchillos, son una vía excelente para fomentar la creatividad, la confianza y la autoestima, al tiempo que ofrecen una gran oportunidad para tener un momento de conexión con nuestros hijos e hijas. Aquí os dejamos unas pautas básicas de seguridad para iniciarse en el uso de estas herramientas.

¿A qué edad es apropiado empezar a usar herramientas?

Como muchas otras cosas en el ámbito del aprendizaje, no hay una edad establecida en la que se puedan presentar las herramientas. Eso depende de las capacidades motrices del niño/a, de su madurez, de su capacidad de mantener un estado de calma por algún tiempo o su capacidad de comprensión de las propias normas de seguridad que han de conocer.

Así que para hacer de esto un momento agradable, placentero, lleno de creatividad, y sobre todo, tranquilo, ayudemos a nuestro hijo/a a usar las herramientas de forma segura.

Cómo empezar

Sugerimos la  siguiente secuencia a la hora de presentar un cuchillo, navaja o herramienta:

1º Mira cómo lo uso

A) Nombro la herramienta y su uso (“voy a cortar con el cuchillo”)

B) Demuestro la burbuja de seguridad SIN la herramienta en la mano, extendiendo el brazo a mi alrededor (“no hay nadie en mi burbuja de seguridad”)

C) Uso la herramienta evitando colocar ninguna parte de mi cuerpo en su trayectoria (“siempre uso el cuchillo hacia mi exterior/fuera”)

2º Lo hacemos juntos

Para respetar la burbuja de seguridad, la posición más segura para acompañar al niño/a es colocarnos detrás de su lado NO dominante. Si tiene el cuchillo en su mano derecha, nos colocaremos detrás de su hombro izquierdo.

3º Lo haces cerca de mi

Supervisaremos de cerca el uso de la herramienta el tiempo que sea necesario para estar seguros de que el niño/a puede usarla, para tareas adecuadas, con total seguridad.

Posición de acompañamiento cuchillo niños
Asistimos al niño detrás de él, en su lado no dominante

Es buena idea establecer un espacio determinado para trabajar con las herramientas, pues hace que las tareas de supervisión y  acompañamiento sean más fáciles.  Si no tenéis un banco de trabajo, podéis proteger la superficie de trabajo con una tabla se contar alimentos. Fuera de ese espacio, no se usarán las herramientas. Cuando el niño o niña sea capaz de usar la herramienta de forma segura e independiente, podréis adaptar este punto como consideréis.

Las normas esenciales

(Luego, según el niño/a o la situación puedes ampliarlas o matizarlas)

  • Asegurarse de que ninguna parte del cuerpo está en la trayectoria de la herramienta o cuchillo (no cortar apoyándose en la pierna, por ejemplo)
  • Cuando no se está usando el cuchillo, debe permanecer guardado en su funda o doblado en el mango en caso de ser navaja. No sólo por seguridad, sino también por conservar las herramientas en el mejor estado.
  • Para pasar las herramientas de persona a persona, lo haremos colocándolas en una superficie (también puede ser en el suelo) de forma que la segunda persona lo recoja por el mango. Más adelante se pueden estudiar formas seguras de pasar herramientas de mano a mano.
  • Los cuchillos MAL afilados no son necesariamente más seguros, ya que los cuchillos con poco filo precisan aplicar más fuerza para poder hacer el trabajo. Esto puede provocar accidentes por una pérdida de control o desplazamiento de la fuerza en otro sentido del que queríamos. Un cuchillo correctamente afilado, permite trabajar con movimientos más suaves y controlados.

Esperamos que os haya resultado de utilidad y disfrutéis mucho de estos momentos de creatividad y conexión.

** Este texto y las fotografías que lo acompañan, ha sido elaborado con la inestimable colaboración de Nitdia Aznárez, Guía titulada de Escuelas Bosque en Escocia.    

Cerrar menú